Mi historia

Esther Iturralde Lifecoach

Si hay algo que me ha interesado desde que tengo memoria es la posibilidad de encontrar y vivir una historia de amor en pareja que cubriera todos mis más profundos anhelos, desde chiquita siempre me obsesioné con películas de disney que mostraban ese gran amor que llega y te cambia la vida o aún mejor, “te libera para que puedas por fin vivir feliz para siempre”

 

Conforme fui creciendo me di cuenta que no todo es tan sencillo como aparenta, en la pubertad tuve grandes amores no correspondidos, (mis mejores amigas aún recuerdan cada detalle de esas historias aún después de casi dos décadas) la intensidad de mis enamoramientos y de mis ilusiones era evidente sin embargo empecé a hacerme una historia de que los tiempos nunca estaban bien, no era correspondida oportunamente, a veces nunca otra veces después de que yo ya no tenía el mismo interés, y así pasaron los años.

 

Es importante esta parte de mi historia por que tal vez tú como yo fuiste creando códigos de significado a partir de decepciones amorosas de la infancia, rechazos o negativas.

Después de la prepa tuve la oportunidad de irme a Estados Unidos por un año y una vez más encontré aquel que me daba insomnio y me hacía imaginar la mejor historia del mundo, una vez más nada funcionó como yo hubiera querido.

 

En ese entonces mi relación con Dios llegó a ser tan fuerte que él era mi confidente y a quien dirigía todas las entradas de mi diario, mis ilusiones y lo que mi corazón me estaba pidiendo encontrar.

 

Al regresar a México, poco a poco empezaron a cambiar las cosas y un buen día conocí a una persona que me quitó el sueño, y aparentemente yo a él, poco tiempo después empezamos una relación que parecía “el amor de mi vida”,  todo era increíble, romántico y lo mejor que me había pasado en la vida. 5 años después esta misma relación me mostró lo que se siente tener un corazón en pedazos y darme cuenta que había perdido “el amor de mi vida” y el amor por mi y mi propia identidad.

 

Si tú tienes el corazón roto es importantísimo que lo sanes y que no dejes que pase el tiempo (como muchos aconsejan) por que lo único que vas a lograr es enterrar esas raíces de amargura, humillación y rechazo, arrastraras tus inseguridades y carencias a otras relaciones y crearas un patrón de actitudes pésimas.

Recuperarse, y sanar mi corazón no fue cosa fácil, me tomó aproximadamente 2 años (entre altas y bajas, mi vida era una montaña rusa), intenté de todo y pasé por todas las etapas del duelo varias veces, recibí todo tipo de consejo y cuando no me sirvieron fue que comenzó mi búsqueda personal y fue ahí cuando descubrí un mundo nuevo de “inteligencia emocional”

 

En esta etapa leí más de 30 libros de amor propio, parejas, futuro, espiritualidad, propósito… y tomé una certificación de life coaching que me tomó un año. Hoy me dedico a ayudar a otros a que hagan lo mismo.

 

Wow

 

Cambió mi vida, sanó mi corazón y no solo eso si no que mi vida dio un giro de 180 grados, reconecté con Dios, me independicé, despegó mi negocio, descubrí mi vocación y lo mejor del mundo es que me enamoré de mi misma hasta ahora si poder decir “está superado” corazón listo para: el verdadero amor de mi vida.

Si tú crees que esto suena demasiado bueno para ser real, te entiendo. Yo jamás lo hubiera creído si me lo hubieran platicado cuando me sentía morir de ansiedad y de tristeza, pero hoy que estoy del otro lado lo veo muy claro: fue lo mejor que me ha pasado. (y podemos lograr que aquello que te atormenta a ti se vuelva esa catapulta a lograr todo lo que te propongas también)

 

Entré en una etapa de exploración, me presentaban “amigos”, exploré Tinder, aprendí a tener citas con desconocidos, de todo… ya por fin me sentía: guapa, lista, exitosa, independiente, espiritual y solo me hacia falta el príncipe azul para compartir la vida.

 

Hubo varios intentos, varios parecían prometedores, y por una u otra razón nada cuajó, rarisimo, pero yo me sentía tan diferente que de todos modos mi ánimo no decaía por que había logrado un nivel de certeza tan fuerte que solo era cuestión de tiempo (Dios me lo había prometido, no?).

 

Puedo jurar que sentía prisa por limpiar mi vida de recuerdos viejos, ser mejor, y hacer espacio por que “el bueno” estaba por llegar a mi vida… (parecía una locura pero sentía certeza) no me equivoqué.

 

Quiero que si tú aún no tienes pareja llegues a sentir esa misma certeza, que solo sucede después de enamorarte de ti (yo te voy a ayudar con esto, que siempre suena a obviedad pero es un misterio para casi todos nosotros) y después de que logras definir realmente qué quieres, por qué lo quieres y haces espacio (mental, emocional y físico; yo te enseñaré cómo)

 

Con mi entrenamiento de lifecoach tengo muchas herramientas que me ayudan a creer lo que quiero que sea posible en mi vida y esas técnicas las he aplicado primero en mi vida para lograr avanzar con mis sueños, y por supuesto este sueño de mi infancia regresó a mi vida más fuerte y alineado que nunca antes.

 

Tú también reconectarás con esos sueños abandonados, restauraremos tu seguridad y todo tendrá sentido. Te enseñaré a manifestar el amor de tu vida aun cuando pienses que “no hay nadie!”, creeme se lo que se siente no tener ni idea de dónde vas a conocer a alguien...

 

Brent. ¿cómo empezar a hablar de él? Aquel gringo que conocí a los 20 años del que me enamoré completamente regresó a mi vida sutilmente a preguntarme “¿qué ha sido de tu vida?” Genuinamente hubo algo en mí que pensó “no sería increíble que aquel gringo del que me enamoré hace siglos resultara el amor de mi vida?” Traté de no aferrarme a esas ideas y dejé que las conversaciones fluyen… diario…  sin proponermelo, sin aferrarme, sin forzar, sin nada.

 

Dos meses nos tomó planear nuestro re-encuentro, y todo fue tomando su lugar, sobreviviendo peligros de todo tipo, distancia, idioma, cultura, dinero, personalidades completamente distintas y a la vez completamente “compatibles”.

Dos meses nos tomó planear nuestro re-encuentro, y todo fue tomando su lugar, sobreviviendo peligros de todo tipo, distancia, idioma, cultura, dinero, personalidades completamente distintas y a la vez completamente “compatibles”.

 

Hoy el amor de mi vida, me escribe canciones, poemas y cartas, me hace reir mas que nadie y me hace hacer cosas me he dan miedo, mi relación con Brent es un tesoro para mi, me ha hecho entender, madurar y crecer impresionantemente, el cumple y supera cualquier sueño romántico de la infancia y de mi corazón actual.

 

Nuestra relación ha estado siempre a prueba de fuego, para superar roces leves, fricciones fuertes y demás malos entendidos exitosamente, siempre hambrientos por encontrar mejores formas para “complementarnos” y no para completarnos.

Cuando Brent me pidió matrimonio, fue un sueño hecho realidad y una de las mejores decisiones que tomamos a partir de ese momento fue hacer cursos para matrimonios en problemas (si, cuando estábamos felices y todo andaba bien nos pusimos a escuchar los problemas que tienen las parejas en decadencia y cómo se restauran) quizá porque para ambos habernos encontrado fue un milagro que queremos proteger de lo que sea y esto nos ayudó a valorar nuestras pláticas y acuerdos de una manera muy intensional.

 

Durante los 13 años que no nos vimos Brent también estudió mucho al respecto de si mismo, y procesó pérdidas personales importantes que lo llevaron a estudiar, ir a terapia, etc. Así que también tuve el beneficio de que es una persona que ha trabajado mucho sus emociones.

 

También tomamos un prematrimonial antes de la boda con Josh Harder (mismo que dirigió nuestra ceremonia de boda) el nos guió a hacernos preguntas muy importantes para provocar conversaciones “incómodas” que alimentan el alma enamorada en el mejor momento. Y fue así que Brent y yo diseñamos la ceremonia de nuestra boda, compartimos con nuestros testigos poemas y cartas que construyeron nuestro amor y entrega.

 

Si tú y tu pareja están más enamorados que nunca y están listos para prometerse una vida juntos (sin importar que quieran una boda, o si solo se están yendo a vivir juntos o tal vez yendo a vivir a otro país) es momento que platiquen de esas cosas incómodas, intencionalmente sacar al tema opiniones importantes y expectativas en cuanto al dinero, sexo, educación, trabajo, vocación, romance, intimidad, etc. Yo te guiaré a que estos temas salgan de manera controlada intencionalmente para que puedan hacer acuerdos que los unirán más como pareja y que los preparará para el éxito en esta etapa.

...es una plataforma donde mi intención es que encuentres aquello que me hubiera gustado encontrar, un lugar que te explique en tu idioma emocional cómo procesar lo que sientes en distintos momentos de tu vida amorosa. Epic love es para románticos, para formar parejas fuertes, para crear equipos de 2.

 

Si tú crees que el amor de tu vida existe y quieres encontrarlo o ya lo tienes y quieres atesorarlo estás en el lugar correcto.

 

He dividido el contenido en diferentes etapas (son 6 cursos independientes cada uno con fechas de inscripciones individuales), podrás encontrar la información y contenido a detalle de cada una de ellas en su sección individual pero brevemente aquí está el resumen:

Para sanar corazones rotos, dejar ir, procesar el duelo y encontrar PAZ en lo que ES.

Enamórate de ti, reconstruye tu identidad y empodérate; desde ese lugar podrás volverte a enamorar de la mejor manera y de la persona  adecuada.

Tú y tu pareja están listos para hacer un compromiso fuerte y honesto, listos para hacer acuerdos y planear una vida juntos. Aprendan a hacer las preguntas correctas, escuchar las respuestas y aprender a ser vulnerables para crear la mejor intimidad el mundo.

Mantenimiento. Las parejas que se comunican y escuchan efectivamente son las parejas que sobreviven a los depredadores del amor: el miedo, resentimiento, ego, tiempo, pérdidas, frustraciones, malos entendidos, reproches, falta de dinero, falta de sexo, falta de romance, etc.

*** si quieres que te llegue un correo cuando se abran inscripciones a los cursos no olvides subscribirte.